AMAMOS NUESTRO AUTO, TENEMOS QUE TRATARLOS BIEN.

Al igual que el cuerpo de un atleta de alto rendimiento, los automóviles están perfectamente equipados para responder a cualquier trayecto o actividad con el mejor desempeño; y como un atleta necesita mantener su cuerpo en óptimas condiciones para dar siempre los mejores resultados, es necesario cuidarlo para que siempre pueda brindarte una inigualable experiencia de manejo.
Por esto, te compartimos cinco sencillos consejos para cuidar de tu vehículo como un atleta cuida de su cuerpo.

1. UN BUEN CHECK-UP

Como la revisión de un médico certifica que todo esté en orden para la competencia de un atleta, los servicios de los 12 mil kilómetros o de los 6 meses es el paso más sencillo para prevenir fallas y asegurar el buen estado del auto.

¿Por qué debes hacerlo?

Los servicios proveen el mantenimiento más común de los autos a cierto kilometraje o tiempo de uso, estar al día con la programación de tus servicios te ahorrará dolores de cabeza, así como reparaciones que pudieran resultar costosas y podrían haberse prevenido.

2. REVISA LAS LLANTAS

Al igual que un calzado inadecuado podría causar estragos en pies y rodillas de un corredor, las llantas de tu vehículo son extremadamente importantes para el óptimo desempeño  de éste.

¿Por qué debes hacerlo?

La forma de pisar no siempre es igual, es normal que los zapatos se desgasten más de un lado que del otro, por esta misma razón, rotar las llantas ayuda a evitar su desgaste y mantener la seguridad y estabilidad de tu vehículo.

Para cuidar las llantas, un buen consejo es rotarlas cambiándolas de lugar cada año o cada 24 mil kilómetros.

3. CUIDADO Y LIMPIEZA

Los atletas deben cuidar siempre de su aseo personal, mantenerse limpios es la forma más sencilla de prevenir enfermedades e infecciones de cualquier tipo. Del mismo modo, lavar tu carro por lo menos una vez a la semana por fuera y una vez al mes por dentro, no sólo le da una mejor apariencia sino que evita el desgaste de la pintura exterior y de los interiores.

¿Por qué debes hacerlo?

El cuidado de la apariencia de tu carro lo conserva mejor y, además de hablar muy bien de ti, si un día llegas a venderlo podrás obtener un mejor precio por él.

[adinserter block=”1″]

Cuidado de Automóvil - Aceite

4. CAMBIO DE ACEITE

Al igual que la hidratación de un atleta, el aceite ayuda a mantener tu motor lubricado y limpio, por lo que es recomendable cambiarlo cada 12 mil kilómetros o seis meses (lo que suceda primero). Aunque, si tu vehículo es de uso rudo, debes considerar reducir ese tiempo y kilometraje a la mitad.

¿Por qué debes hacerlo?

El aceite de tu carro sirve para lubricarlo y evitar el desgaste prematuro de partes en movimiento, si el aceite no está fresco pierde sus propiedades, se ensucia y puede echar a perder el motor, lo que resultará en una costosa reparación o en la pérdida total de tu vehículo.

Cuidado de Automóvil - Chequeo

5. ACÉRCATE A LOS EXPERTOS

Así como todo deportista tiene un coach para guiarlo a obtener lo mejor de sí mismo, para el cuidado de tu auto el mejor consejo siempre vendrá de los expertos. Agencias como Infiniticuentan con técnicos capacitados que son como entrenadores personales que conocen las especificaciones de los vehículos.

¿Por qué debes hacerlo?

Si no eres un experto, el intentar hacer tú mismo un diagnóstico y reparaciones del coche puede resultar en errores que podrían llevar a consecuencias más costosas. El personal experto puede ayudar a darte un diagnóstico certero brindando, además de facilitar información acerca de los mejores productos para mantener los materiales de alta calidad como nuevos.